Pensamientos, Sentimientos

No, no es fácil

Viernes de noche con lluvia y yo con unas ganas enormes de revivir las sensaciones de caminar bajo las grandes gotas que caen del cielo, retroceder al tiempo en que era tranquilo y seguro hacerlo.

La lluvia me limpiaba por dentro, de la rabia, la impotencia, las frustraciones de los sueño que no se cumplían o se perdían definitivamente, mezclando mis lágrimas saladas con el dulce sabor del agua de esas nubes que no soportaban más presiones y se liberaban de su peso.

La lluvia también fue testigo de aventuras, de travesuras, de abrazos sin fin y besos apasionados, de la comunión del alma con el cuerpo, de promesas, de muchos «nunca» y «para siempre».

No, no es fácil resignarse al principio ni mientras dura la inmovilidad física. Entonces cerrás los ojos, empezás a recordar con una sonrisa agridulce en el rostro y algo punzante en el corazón.

Divagues, Sentimientos

¡Hoy celebro ser una sobreviviente!

620842_10152214171315451_2581045_o_10152214171315451

Nishinomiya, Prefectura de Hiogo, Japón. 2013

Hoy celebro estar consiente
Hoy celebro ser una sobreviviente
Hoy celebro mi niña interna llena de energía
Hoy celebro mis tristezas y alegrías

Hoy celebro ser de cierta forma independiente
Hoy celebro ser amante de hermosos recuerdos
Sentir mi corazón como un tambor batiente
Ser amiga de inolvidables momentos y encuentros

Hoy celebro tener el trabajo que tengo
Hoy celebro tener la familia que tengo
Hoy celebro tener los amigos que tengo

Hoy celebro por que estoy feliz
Hoy celebro por que si
¡Porque hace 26 años sobreviví!

Sentimientos

Más vivencias y también experiencias

Un año más que se va, más vivencias y también experiencias. De subidas y bajadas, de muchos aprendizajes; de saber lo que sí y lo que no; de madurez. De comprender que los para siempre no existen, que la vida es impredecible y no vale de nada planearla.

Que es lindo vivir el ahora; sin correr pero tampoco sin frenar, aprendiendo a disfrutar del camino porque muchas veces se nos olvida que la vida es solo un ratito.

Un año más sintiendo que solo necesito paz; rodearme de los que me regalan su calma y me hacen mejor; esos que hacen que la vida merezca la pena.

Y volver a ese lugar (mi hogar) donde la magia, la confianza y la complicidad se unen para crear ese cóctel perfecto donde la risa y la sonrisa nacen solas.

Un año más que se va, un año más en el que solo puedo pensar en lo increíblemente afortunada que soy porque los tengo a ustedes, mis amigos y a mi familia.