Cumpliendo 25 años

Isla Mauricio. Océano Índico

Para mucha gente es triste recordar un momento donde toda la vida da un giro para siempre. Es normal sentirse así, hacer el duelo por todo lo valioso que se pierde, en mi caso la independencia física total.

Además de aceptar que el día a día como lo conocía cambia 180° y hay que apartar la bicicleta y los patines para hacer lugar a una silla de ruedas.

Esta semana se cumplen 25 años de ése tipo de sucesos para mí pero en vez de mirar para atrás para lamentar todo, prefiero celebrar esta nueva oportunidad de vivir que se me dió.

Me verás muy cambiada físicamente, soy otra persona en realidad pero lo importante es que lo intangible no cambie para mal, por ejemplo el alma.

Aunque hayas dejado de venir, llamar o escribir yo te recuerdo y recordé todos éstos años en algún momento de muchas maneras. Buenas y no tanto, vamos, como fuiste conmigo.

Sé a su vez que la vida nos lleva por distintos rumbos en cierto punto, física, emocionalmente o de ambas formas en conjunto. No sé cómo fue lo nuestro.

Como sea o haya sido: Gracias por ser alguien en esta historia, hayas estado en muchos capítulos o en una pequeña línea del libro imaginario de mi vida.

Sos parte de éste rompecabezas que volvió a armarse el 18 de febrero de 1996. Un rompecabezas que se llama Adri.

La vida es como un viaje en autobús

 

depositphotos_73710157-stock-illustration-happy-children-cartoon-on-school

La vida es como un viaje en autobús:

  • Algunos comienzan el viaje junto a ti.
  • Otros se suben a la mitad del camino.
  • Muchos se bajan antes de que llegues al final de tu viaje.
  • Y muy pocos permanecen junto a ti hasta el final.

    Pero cada una de esas personas dejan algo en tu corazón que recordarás a lo largo de ese hermoso viaje. 

    Baja las ventanas y disfruta el viaje, no sabes cuando llegarás a tu parada…

    Gracias por haberte subido en algún momento en el autobús de mi vida…  Espero nunca te bajes. 

    Y si te bajas, nunca te olvides de mi porque yo no me olvidaré de tí.

Gracias a todos mis amigos que han estado a mi lado durante el viaje este año.

Y si no lo hiciste… ¡te espero en la próxima salida el año que viene!

(Anónimo)

Secretos

luna
Llega el Día de la Amistad y revivo canciones de adolescencia como esta: Secretos interpretada por Alejandro Lerner.
Hay algo que te quiero decir y no me animo
yo se que puede ser el miedo a que me digas que no
pero hay algo en tu forma de mirar
que me lo dice todo sin hablar
hay algo que te quiero decir y no me animo
No encuentro la manera de empezar contigo
te busco por un camino que nunca he recorrido
y se que en esa forma de mirar
hay algo que me pides si hablar
hay algo que te quiero decir y no me animo
Te quiero aunque me guardes en silencio
te quiero aunque me digas que no es cierto
te quiero aunque nunca hablemos de este amor
pero hay algo en tu forma de mirar
que me lo dice sin hablar
hay algo que te quiero decir y no me animo
No encuentro la manera de empezar contigo

te miro y te sonrío como un juego sin motivo
te siento tan difícil de alcanzar
aunque me este acercando sin pensar
hay algo que te quiero decir y no me animo

Te quiero aunque me guardes en silencio
te quiero aunque me digas que no es cierto
te quiero aunque no hablemos nunca de este amor
pero hay algo en tu forma de mirar que me lo dice sin hablar
hay algo que te quiero decir y no me animo

Por estos 35 años

brindis

Esta canción resume todo lo que siento y pienso hoy, 23 de julio, mi cumpleaños 35º; si bien es cierto que faltan muchas cosas, visibles algunas, invisibles y dolorosas otras pero en el balance de mi vida siempre pesa más lo bueno que viví, que vivo y espero vivir.

Gracias familia, amigos, compañeros de trabajo, conocidos, todos  me aportan espiritualmente mucho, de alguna manera soy pedacitos de cada uno de ustedes.

http://youtube.googleapis.com/v/DPLUSH9xwzA&source=uds

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios;
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
con él las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano;
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos, que es mi propio canto.
¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!