Es más que rugby en silla

rugbi

De niña era el local donde competía en torneos de Taekwondo. Volví allí hace unos meses para las prácticas pero ayer se sintió distinto entrar al polideportivo: Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo y fue como volver a mi niñez y adolescencia luchando por un trofeo o una medalla.

Ayer se sintió distinto porque no llevaba un quimono sino una silla de ruedas de la que no me avergüenzo y porque pude volver a competir, a sudar, a gritar, a hablar de deporte y estrategia con mis compañeros. Ayer se sintió distinto porque en este deporte, el rugby en silla de ruedas no nos discriminamos por la edad, por el club de fútbol, por un partido político, por donde queda tu casa, por si llegas pagando un taxi, con un auto nuevo o uno que lleva 30 años.

Ayer practiqué deporte “oficialmente” y ayer sentí que por lo menos ese pedazo del Paraguay que es la cancha y el polideportivo no estaba dividido y quise llorar pero como les dije a mis compañeros, no porque recordaba que por allí caminé muchas veces sino porque ahí estaba “mi familia deportiva, mis amigos” ¡Gracias a todos ellos!

“Rehabilitación de manera divertida”

“Siento más fuerza en los brazos, mayor equilibrio en el tronco, y es una forma de hacer rehabilitación de manera divertida”, afirma Adriana Trigo (35), acerca del rugby sobre ruedas.

Ella tiene una lesión cervical nivel C3 C4, y durante las prácticas demuestra muchas ganas, interés, y participación.

Espectacular

“Me encanta esta actividad, porque en Paraguay no había hasta el momento deportes dedicados a personas con discapacidad (PcD) en silla de ruedas. Cuando vi la invitación en Facebook me pareció espectacular”, argumentó.

Adriana trabaja como administradora de redes sociales, y sugiere a las PcD que se animen a participar.

Las chicas, invitadas

“Me lesioné hace 18 años, y gracias a este deporte me divierto y adquiero técnicas deportivas que colaboran en el mejoramiento de mi estado físico”, expresó y añadió que “quizá las chicas no se acercan mucho porque tal vez tienen miedo por el nombre (rugby sobre ruedas). Sin embargo, deben saber que son jornadas deportivas ideadas especialmente para personas cuadriplégicas. Hasta el momento soy la única chica, pero seguro que con esta invitación vendrán muchas más”.

Destacó que las reglas del rugby sobre ruedas son bien específicas, y que ella percibe de qué modo todos los involucrados van creciendo en autoestima, fortaleza espiritual y física.

Torneo, en marzo

El proyecto Maximus tendrá la oportunidad de participar del primer torneo internacional, en Brasil, en marzo. Más información puede obtenerse llamando al cel. 0981 252-020.

Diario ABC

Deporte, superación e inclusión

Imagen

Por Juan Carlos Lezcano F.

Superar las dificultades, levantar el autoestima, practicar un deporte y hacer nuevos amigos, son tan solo algunos de los objetivos de un espacio creado hace algunos meses para personas con discapacidad motriz.

Miércoles por la noche. En el polideportivo de la Escuela de Educación Física de las Fuerzas Armadas una voz dicta algunas instrucciones, mientras el eco de las pelotas rebotando golpea el aire.

Quienes llegan hasta el lugar se encuentran con un particular grupo de atletas, quienes cargados con mucha buena onda realizan una de las dos prácticas semanales que tienen. Se trata de la Selección Paraguaya de Rugby en silla de ruedas o quad rugby.

Desde Canadá

El quad rugby es una disciplina deportiva destinada a las personas con alguna discapacidad física. A nivel internacional es reconocido como un deporte para cuadripléjicos, es decir quienes tienen las cuatro extremidades afectadas.

El deporte fue inventado en la ciudad de Winnipeg, Canadá, en 1977. Rápidamente pasó a ser bien acogido entre los atletas así  como en los espectadores y en 1979 ya se realizaba el primer campeonato nacional en el citado país norteamericano.

Dos años más tarde, en 1981, se formaría el primer equipo en Estados Unidos. Un año más tarde, ambos países animaban el primer amistoso internacional.

En 1989, se realizó el primer amistoso “interoceánico” cuando Estados Unidos enfrentaba a la selección de Gran Bretaña. En 1995 se realizó el primer torneo y desde los Juegos Paralímpicos de Sidney 2000 forma parte oficialmente del programa de competencias.

El juego consiste en partidos entre dos equipos de cuatro personas cada uno. Los encuentros se dividen en tres tiempos de ocho minutos.

Los duelos son disputados en el perímetro de una cancha de básquetbol que en cada extremo tiene un par de conos que indica la zona de anotación.

Cada atleta tiene una calificación de acuerdo al grado de movilidad de cada uno. Un equipo no puede tener en cancha jugadores que sobrepasen un total de ocho puntos de clasificación.

Todavía nuevo en Paraguay

El quad rugby es todavía un deporte nuevo en nuestro país, pues el primer grupo arrancó con los entrenamientos en agosto del año pasado. El “Proyecto Maximus” es una idea de una fundación colombiana que cuenta con financiamiento de la USAID.

En nuestro país, es llevado adelante por la Unión de Rugby del Paraguay y cuenta con el apoyo de la Secretaría Nacional de Deportes (SND).

Mario González, entrenador de la selección, señaló a ABC Color que el grupo lleva siete meses y dos semanas entrenando.

“Entrenamos dos veces por semana, un total de cuatro horas. Eso es ahora durante enero y febrero, antes lo hacíamos tres veces a la semana. Cuando se acercan la competencia, los quince días previos se entrena todos los días y a veces en doble turno”, relató González, mientras que el extenuado grupo de atletas se tomaba un respiro de las prácticas para conversar con nosotros.

“Es lo máximo”

Adriana Trigo es la única mujer –al menos por ahora– que forma parte del grupo, es considerada por sus compañeros y entrenador como la “reina del grupo”. Ella contó que quedó en sillas de ruedas como consecuencia de un accidente.

Hasta antes del percance practicaba taekwondo, pero cuando sufrió el accidente pensó que ya no podía practicar otra disciplina debido a que no tiene movilidad en las manos y muy pocas fuerzas en los brazos.

“Me enteré del Proyecto Maximus, empecé a ver los videos y vi que la gente cuadripléjica como yo, me metí de lleno y me encanta. En última instancia falto porque venir acá es lo máximo, te encontrás con compañeros, con amigos. No sé si te das cuenta la energía, practicamos muy en serio pero también nos divertimos”, manifestó.

Para Trigo, mucha gente no se anima a sumarse a las prácticas porque al escuchar que es rugby ya se quedan pensando en que es muy peligroso, pero asegura que no es así.

“En realidad se llama quad rugby porque la filosofía del rugby es que todos pueden jugar. Entonces acá no hay distinción, si sos cuadripléjicos, si sos mujer, si tenés más de 30 años o si tenés 15”, aseveró. Seguir leyendo

Primer entrenamiento en solitario para el rugby

Terminando la primera “caminata y trote” con la silla de ruedas. Mi físico fuera de estado duró 35 minutos en el entrenamiento, así que a ponerse las pilas más resistentes jajaja.
Me encantó recorrer la manzana del club de mi barrio, el mismo que vió mis juegos de futbol con los vecinitos hace (uhhhh) unos pocos años y las sesiones de patinaje a 4 ruedas ya que los rollers nunca me quisieron.
Que bien se siente respirar naturaleza aunque sea escasa, que diversión ver la cara de los curiosos talvéz pensando: “Esta chica se volvió loca” pero la verdad es que estoy mas cuerda que nunca y con toda energía de mi cuerpo a mejorar mi velocidad, resistencia y fuerza para los partidos de QuadRugby de Maximus Project
Amo estar viva y volver a hacer deporte, volver a sentir ese temblor de cansancio, la sed de cada metro rodando, las ganas de ganarse a una misma, un metro más sólo otro metro más y así pronto completar toda la rutina.
Debo decir que tengo una entrenadora personal de lujo, mi fisioterapeuta de hace años ya ni sé cuántos Lic. Alicia Romero de Pereira, capa total. Ya no puedo escribir, me tiemblan los brazos, estoy cansadísima pero también tengo una enorme sonrisa.
¡Aguanten los Yaca-ruedas! ¡Que viva el QuadRugby! Chauuu
@adritrigo6