No hay viaje que no te cambie algo.

Agradecida por los viajes con los que la vida me retribuyó una acción y los que con mi trabajo me esforcé y pagué. Las ganas de salir al mundo comenzaron con los libros, cuando a los 8 años mis padres me regalaron literatura clásica para niños y muchos citaban países.

Un tiempo después descubrí que el crucigrama es lo contrario a un diccionario pero no acertaba nada y había descripciones cortas de países. Entonces recurrí al diccionario y por X motivo siempre recordaba Yugoslavia.

Mis tíos me enseñaron un poquito y creo que después se arrepintieron porque comenzó la carrera por el crucigrama del diario 😄 Mi premio consuelo era la sopa de letras si ya completaron.

A lo que voy es que aunque parezca aburrido leer y cultivar las letras, ése hábito despierta ganas de saber en qué país o ciudad ocurrió lo que se relata y te esforzás por viajar a conocer esos lugares al menos en tu país (Gracias Roa Bastos y Casaccia Bibolini)

En eso se parecen un viaje hecho y un libro leído, nunca más volvés a ser el mismo, en algo te cambian.

Quiero ser una mariposa

 mariposa

“La escafandra (oruga) y la mariposa” es un libro de Jean Dominique Bauby que luego se llevó al cine donde se toca el síndrome del cautiverio: una persona es prisionera de su propio cuerpo.

Sin llegar a tal situación límite, son las palabras que definen muy bien como es vivir en un cuerpo tetrapléjico como el mío, un cuerpo que me pertenece pero no me obedece, que muevo pero no muevo, que siento pero no siento, que cambia pero no cambia; una mezcla difícil de explicar si no lo vivenciás en carne propia o si no vivís cerca de una persona que pase por algo parecido.

Siempre intento no quejarme de mi vida en su conjunto, porque a pesar de todo me falta poco pero, no me engaño a mi misma tampoco, para lo “estandar” me falta mucho y esa afirmación es lo que me lleva a sentir que soy justamente eso: una oruga y una mariposa mas no en la misma proporción.

Oruga:

Porque quiero caminar sobre el césped recién cortado pero mis piernas no responden, porque intento abrir las manos para dar una caricia o estrechar las de un/a amigo/a pero las tengo cerradas, porque quiero jugar a tirar para arriba a mis sobrinos pero mis brazos no soportan ese peso, porque tengo mucha sed en medio de la noche, veo el vaso de agua a medio metro pero son kilómetros insalvables para mí pues no llego, porque 3 mosquitos se deleitan con la sangre que sacan de mi pie y no logro espantarlos. En sintesís, porque mi cuerpo me encierra en mí misma de cierta forma.

Mariposa:

Porque vuelo con mis sueños, veo el mundo desde arriba como si el cielo estrellado estuviera dado vuelta porque las lucecitas que titilan están allá por debajo mío, porque puedo caminar en la costa del mar en una playa solitaria, porque puedo tomar una hoja en blanco y lápices de colores para dibujar con mis sobrinos, porque puedo entrelazar mis manos con las de esa persona especial y abrazarle parada en puntitas de pie, porque puedo correr con mis amigos huyendo de alguna travesura, porque puedo mover porque sí los dedos del pie, porque tengo sed y puedo levantarme, ir a la cocina, abrir la heladera y tomarme un vaso de agua que yo misma me sirvo, porque me doy una ducha y me lavo la cabeza bajo la ducha sin ayuda de nadie, porque puedo preparar pizzas para comer en familia.

Son cosas tan sencillas y que ya dije mil veces en otros posts, pero la mayoría ni las toman en cuenta. Pero cuanto daría yo por poder hacer todo eso por lo menos un día … estos días, algún día


 

Libro: "Todo es posible" de Christopher Reeve

Libro Todo es posibe de Christopher Reeve El accidente de equitación que Christopher Reeve sufrió en 1995 y a consecuencia del cual quedó tetrapléjico supuso para él un punto de inflexión en su vida. Desde entonces, Reeve vivió consagrado a la superación personal y en su empeño ha llegado a dominar el arte de hacer de lo imposible lo inevitable.

En Todo es posible , Reeve demuestra que todos somos capaces de superar infortunios en apariencia irremediables; nos enseña que, para quienes gozan de un cuerpo sano, la parálisis es una opción voluntaria, una elección personal que consiste en vivir abnegado por las dudas y por el miedo a asumir riesgos, y que esa opción es inaceptable. Reeve sabe por experiencia propia que conquistar el espacio interior es una ardua labor y que requiere un gran esfuerzo. En este libro, en el que intercala anécdotas de su vida con fragmentos extraídos de sus discursos y entrevistas, Reeve nos ofrece sus reflexiones y experiencia para saber llevar situaciones que en un principio parecen imposibles de superar.

Christopher Reeve fue una figura consagrada dentro del panorama cinematográfico internacional y, desde el accidente que le dejó paralizado se convirtió en el nombre propio y el defensor máximo de las personas que padecen lesiones medulares. Reeve fue presidente del consejo de administración de la Fundación contra la Parálisis Christopher Reeve (CRPF) y vicepresidente de la Organización Nacional de Discapacitados (NOD), y fue un activo militante a favor de la reforma sanitaria y la financiación de las investigaciones científicas.

Más información sobre la Fundación Christopher Reeve contra la Parálisis en www.christopherreeve.org , y sobre el Centro de Documentación de la Parálisis Christopher y Dana Reeve en www.paralysis.org.

Libro: “Prisioneros del cuerpo”

00e3_1e6b

Esta obra, pretende recoger la voz de un grupo de personas con diversidad funcional física. Informantes que han relatado sus experiencias y estrategias para sobrevivir en un mundo hecho por y para aquellos que no poseen limitación funcional alguna. Personas que ven restringidas sus relaciones y que son excluidas de determinados espacios de participación social, por el simple hecho de tener un cuerpo que funciona de forma diferente; un cuerpo con el que debe llegar a entenderse y relacionarse a diario.

Seguir leyendo

"El mundo sobre ruedas": Libro del trotamundos en silla de ruedas

albert-casalsAlbert Casals es un muchacho de 18 años normal y corriente: le encanta quedar con sus amigos, ir de marcha y, sobre todo, viajar. Viajar es su gran pasión. Lo que ocurre es que lo hace de una manera diferente al resto de chicos.

Albert vive en una silla de ruedas desde los 8 años, cuando una leucemia que le tuvo al borde de la muerte le dejó en una  silla de por vida. Lejos de desanimarse decidió ver mundo y vivir como cualquier otra persona. Ya ha visitado media Europa y gran parte de Asia, y lo ha hecho con apenas 3 euros diarios en el bolsillo y recurriendo a la imaginación para poder sobrevivir: durmiendo en las playas, en los parques, en las estaciones de tren, en las iglesias… Ahora nos cuenta cómo se vive el mundo con una silla de ruedas y una mochila como únicos compañeros de viaje.

Autor: Albert Casals

ISBN: 9788427035331

Editorial:MARTÍNEZ ROCA

Lengua: Castellano

Año de Edición: abril 2009