Tiempos de pandemia

Mi cuerpo es un mapa de cicatrices pero elegí esta foto del 2010 donde se nota perfectamente una mancha marrón en mi cuello.


La que quedó de aquella doble cirugía donde las manos benditas de mis neurocirujanos rearmaron la columna cervical con un hueso de la cadera.


Fueron meses con el collarín, heridas que curar, muchísimas limitaciones, pero me cuidé y me cuidaron.


Sonreí con tantas ganas 6 meses después ya sin nada obstruyendo mis movimientos, volviendo a la vida normal.


Hoy nos toca a todos hacer lo mismo: cuidarnos mutuamente, aguantar las limitaciones, sanar heridas y saber que es por nuestro bien. Les quiero, Adri.

Puede parecer un plan aburrido

Puede parecer un plan aburrido pero no es así: es de madrugada y voy dando pequeños mordiscos a una roja y jugosa manzana mientras leo.


Esta vez la ambientación me lleva a Nueva Zelanda, cruzando el peligroso estrecho de Cook (que separa las islas Norte y Sur), mirando el mar de Tasmania o navegando el océano Pacífico según van pasando los capítulos. Es un ejercicio mental y de paciencia cuando te fijás que el epílogo está casi en la página 600…


Así puede empezar un viaje que luego se transforma en realidad.

Te enseñaban a esperar un príncipe.

Te enseñaban a esperar un príncipe que te regalara una corona y un castillo.

Aprendimos a hacer de la toca una corona, a construir nuestro castillo y elegir si queremos compartir ése esfuerzo con un caballero.”

¡Gracias a todos los que hicieron posible a que uno de mis grandes sueños hoy sea realidad!

Ya no me quedan palabras para expresar lo extremadamente bendecida que he sido en la vida.

Ing. Adriana Trigo

La definición del amor incondicional en una foto

Izquierda: mi hoppy preferido. Derecha: los nuevos de ellas. Quieren tener a su tía de alguna manera, sin importar cuantos kilómetros separen un país del otro.

Así me quieren, con gestos sencillos a veces, con actos enormes siempre.

Crecieron sabiendo que preciso ayuda para casi todo. No tengo que pedir nada, ellas lo saben dependiendo de la hora en el día, si escuchan mi voz llamándoles aparecen las niñas superpoderosas como un rayo.

Mis pequeñas, mis 3 luceros trasandinos. La definición del amor incondicional.