No al abuso infantil

Un relato estremecedor de una sobreviviente de abuso, en este caso infantil pero que lo sufren personas de cualquier raza, idioma, estrato social y también las de cualquier discapacidad.

Gracias Grace Tame, persona del año 2020 en Australia

Discurso de Grace Tame

Perdí mi virginidad con un pedófilo. Tenía 15 años. Anoréxica. Tenía 58 años.


El era mi maestro. Durante meses me preparó y luego abusó de mí casi todos los días, antes de la escuela, después de la escuela, con mi uniforme, en el suelo. No sabía quién era yo.


Públicamente, describió sus crímenes como “asombrosos” y “envidiables”. Públicamente, fui silenciado por la ley.
Ya no. Australia, hemos recorrido un largo camino, pero aún queda mucho trabajo por hacer en muchas áreas. El abuso sexual infantil y las culturas que lo permiten aún existen.


El aseo y sus impactos duraderos no se comprenden ampliamente. Los depredadores nos manipulan a todos: familiares, amigos, colegas, extraños, en todas las clases, culturas y comunidades. Prosperan cuando luchamos entre nosotros y armamos todas nuestras vulnerabilidades. El trauma no discrimina. Tampoco termina cuando lo hace el abuso en sí.


Las personas de las Primeras Naciones, las personas con discapacidades, la comunidad LGBTQI y otros grupos marginados enfrentan mayores barreras a la justicia.
Cada voz importa. Las soluciones nacen de todos nosotros.


Un maestro varón abusó de mí, pero una de las primeras personas a las que le conté era también un maestro y me creyó.
Este año y más allá, mi enfoque está en empoderar a los sobrevivientes y la educación como medio principal de prevención. Comienza con una conversación. Todos somos bienvenidos en esta mesa.


La comunicación genera comprensión y la comprensión es la base del progreso. La experiencia vivida informa el cambio estructural y social.
Cuando compartimos, sanamos.
Sí, hablar del abuso sexual infantil es incómodo, pero nada es más incómodo que el abuso en sí.


Entonces, redireccionemos esta incomodidad a donde pertenece: a los pies de los perpetradores de estos crímenes.
Juntos, podemos redefinir lo que significa ser un sobreviviente.
Juntos podemos acabar con el abuso sexual infantil. Sobrevivientes, estén orgullosos, nuestras voces están cambiando la historia.


Hace once años, estaba en el hospital, anoréxica con músculos atrofiados, me costaba caminar.
El año pasado corrí un maratón. Nos transformamos como individuos y como comunidad.
Cuando me informaron por primera vez, la vergüenza me avergonzó y me ridiculizó.


Pero ahora mi verdad está ayudando a reconectarnos. Sé quién soy: soy un superviviente, un orgulloso tasmano.
Lo recuerdo elevándose sobre mí, bloqueando la puerta. Recuerdo que dijo: “No se lo digas a nadie”.
Recuerdo que dijo: “No hagas ningún sonido”.


Bueno, escúchame ahora, usando mi voz, ¡entre un coro creciente de voces que no serán silenciadas!
¡Hagamos ruido, Australia!

Volveremos a vernos querido mar

Océano Pacífico, Valparaíso

Volveremos a vernos querido mar, allá por dónde la vida nos reúne cada tanto. No sé de qué color me vas a esperar: plomizo, azul, esmeralda, celeste, qué más da.


Retomaremos ésas conversaciones inconclusas, las que solamente vos, yo y Dios conocemos.

No te preocupes, Él se va conmigo como siempre a todas partes.
Vos y yo nunca estamos solos del todo, nos compartimos con otras personas. Portáte bien y ¡Hasta pronto!

Gramo 3: Video de participación.

Adriana Trigo nos deja con mucho que pensar en Gramo 03: es co-fundadora de Parigual, consultora, estudiante, rugbista, y amante de la vida. Después de un accidente que la dejó con 5% de movilidad en el cuerpo, decidió no preguntarse “¿Por qué?” sino “¿Para qué?” y empezó a dedicar sus energías a investigar y buscar soluciones para personas con capacidades diferentes.
Adriana es miembro fundadora de la Organización Parigual para la promoción de derechos de las personas con discapacidad, además de ser asesora en Accesibilidad Web de diversas instituciones públicas y privadas. Trabaja como Analista Web en la empresa Pronet S.A. desde hace cuatro años y se encuentra cursando la carrera de Ingeniería en Marketing y Publicidad en la Universidad Americana.

Entre sus actividades extra laborales y educativas, es invitada a dar talleres de motivación a jóvenes para programas de la Fundación Paraguaya y a menudo da entrevistas sobre la integración socio-laboral y el uso de tecnología para la inclusión de personas con discapacidades.

Adriana fue galardonada con Historia de Vida e Inspiración, Mujeres de mi Tierra (Fundación Juan Pablito) y como Joven Sobresaliente del Paraguay 2008 (Cámara Junior de Asunción).

Fuente: Gramo Conversaciones

Quad Rugby: Arrancan Los Entrenamientos Maximus Project

En el polideportivo de la Secretaria Nacional de Deportes, el 1 de agosto a las 16:00 hs se inician los entrenamientos de rugby con atletas con discapacidad (sillas de ruedas).

Los primeros atletas que entraran en acción mañana son: Adriana Trigo, Alejandro Encina, Teófilo Urbieta y Emilio Fleitas, bajo el mando del Profesor. Mario González Romero.

EL Maximus Project, es un programa recreativo para aquellas personas con discapacidad (rugby en silla de ruedas), y fitness recreativo para ciudadanos con alguna discapacidad (sordos, mudos, etc).

Esta iniciativa es impulsada a nivel internacional por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Fundación Arcángeles de Colombia. En Paraguay es desarrollado y fomentado por la Secretaría Nacional de Deportes (SND) y la Unión del Rugby del Paraguay (URP).

De esta manera nuestro país implementará por primera vez este magnífico proyecto en beneficio de la población, con impedimentos físicos.

Más Sobre El Maximus Project

El proyecto Maximus Project tiene como finalidad brindar la oportunidad a que personas con discapacidad tengan la posibilidad de practicar el rugby (Quad Rugby y fitness recreativo).

El Rugby en silla de ruedas fue escogido, por ser un deporte altamente inclusivo teniendo en cuenta:

Participación de deportistas con discapacidades severas. La mayoría de los jugadores de Rugby son personas cuadripléjicas quienes presentan alguna forma de discapacidad con una pérdida de la funcionalidad en los miembros superiores e inferiores. En otras palabras, son deportistas que tienen pocas opciones deportivas de alto nivel competitivo en otras modalidades.

Participación mixta. Es uno de los pocos deportes en los cuales interactúan hombres y mujeres en el escenario competitivo. En el rugby en silla de ruedas, el reglamento protege la integridad física de los atletas minimizando así las barreras de género.

Para mayor información, comuníquese a los Tel.: 520671/6, 0981252020, 0985145465